“Un paso más en el fortalecimiento académico de nuestra Universidad”

CURIOSIDAD BOTÁNICA

Por Omar A. Gallay
Aunque botánicamente el Ombú
(Phytolaca dioica) no se trata de un árbol sino de una hierba gigante, desde el punto de vista práctico debe ser considerado como tal.Lo cierto que se trata de una hermosa planta, nativa de varios paises sudamericanos, pero especialmente de Argentina y Uruguay y que se ha transformado en todo un simbolo, principalmente de sus llanuras. Su figura solitaria se ha ido perdiendo, dejando paso a la agricultura y los árboles exóticos, principalmente de uso industrial.Pero no siempre ha crecido solo. La exepción a la regla la ofrecen los “montes de ombúes” que nuclean a cientos de centenarias plantas. En el Uruguay, se encuentran tres de éstos montes, sin saberse a que se debe su origen.
El más importante, estudiado y visitado, es el que se encuentra bordeando la Laguna de Castillos, en el Dpto. de Rocha. Allí se lleva a cabo un proyecto único en el mundo: el fomento del desarrollo del ombú como única especie en el terreno. El plan está a cargo de la familia Olivera, que en una época poseía todos los campos alrededor de la Laguna de Castillos. Hoy en día, en su sexta generación, Juan Carlos gestiona con dedicación el legado familiar y ha convertido el terreno que heredó en una positiva reserva ecológica. Colindante, existe una pequeña parcela oficial de monte autoctono que también alberga algunos ejemplares de ombúes.Más cercano a nostros, al pie del “Cerro de laMatanza” en las cercanías de la ciudad de Victoria, Entre Ríos, es posible observar una de estas manifestaciones que resultan curiosas desde muchos puntos de vista y que sigue sumando interrogantes, principalmente en el ámbito científico.

El monte de Victoria ha sido transformado en una Reserva Biológica de Interés Nacional, por conjugar valor natural, curiosidad científica, condiciones estéticas y relevancia histórica, ya que al abrigo del ombú nació nuestra Nación. A pesar de ello, el lugar de halla expuesto libremente al pùblico, lo que implica que la conservación del mismo y principalmente de sus protagonistas primordiales no se pueda considerar del todoauspiciosa.
La falta de anillos en el tronco impide determinar la edad de un ombú. De todos modos se estima que en estos montes hay ejemplares de más de 400 años, cálculo basado en el árbol "coronilla" (Scutia buxifolia) con el que se simbiotiza.


No hay comentarios :

Publicar un comentario